EL CICLISMO DE PISTA DE COLOMBIA PERDIÓ LA RUEDA EN LOS JUEGOS

BOGOTÁ. Si había un deporte en el que la esperanza de Colombia de seguir de cerca a México y a Cuba en la tabla general de medallas de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, ese era el ciclismo de pista, pero no cumplió, se vino abajo, quedó en deuda y perdió la rueda.

La idea de superar los 7 oros de Veracruz (México) estaba intacta, pero no pasó, se quedaron solo con dos, en una mala actuación, sea la causa que sea.

Fabián Puerta cumplió con el oro en el keirin, su competencia, en la que es campeón mundial. Y Edwin Ávila logró el título en el ómnium, una carrera en la que no es especialista, pero sacó su buena punta de velocidad y su buen fondo para ganar. Ávila, en la pista de Cali, en la que se llevó a cabo la pista de los Juegos, fue campeón mundial de la prueba por puntos, así que no es nuevo para él ganar acá.

De resto, en deuda, nadie sacó la cara. Bayona no pudo en la velocidad, Puerta tampoco, solo alcanzaron la plata y se vio que el nivel del equipo nacional no fue bueno. Y Bayona no ganó el keirin, fue bronce, la tapa.

Lo peor es que al no ganar Colombia, pues México aprovechó y ganó los oros perdidos de la selección local, pues obtuvieron sus victorias en la persecución masculina, la carrera por puntos, los 500 metros femenina, el ómnium de damas y la velocidad, oros que no estaban en las cuentas y que, la mayoría, al menos dos, eran de Colombia.

Como era de esperarse, la delegación local debió ratificar su buen momento de este ciclo olímpico, pues en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta acumularon 14 oros y en los Juegos Suramericanos de Cochabamba (Bolivia), en la tabla de preseas se registraron nueve, pero el ciclismo de pista falló en Centroamericanos y del Caribe.

A lo anterior, hay que sumar que el país perdió el norte en las competencias de semi fondo, pues desde que salió José Julián Velásquez no hay un doliente y las épocas de los triunfos de María Luisa Calle, Juan Esteban Arango, Edwin Ávila y Fernando Gaviria, para solo nombrar los más importantes, son historia. (www.eltiempo.com)